lunes, mayo 07, 2007

El adiós.

Ayer, justo después de un año de no vernos, no escucharnos, no saber nada el uno del otro, nos encontramos. Fueron sólo quince minutos y sobraron catorce para darnos cuenta de que vos y yo nunca más podremos ser aquellos.
Yo te miraba mientras vos, antaño esfinge del silencio, no parabas de hablar. Observaba la geografía de tu cara que tan sólo hace un año me extasiaba y buscaba reencontrarme con vos en tus ojos ,aunque fuera en un único instante cómplice que me revelara que habíamos alguna vez compartido algo más que el calor de dos cuerpos. Pero tus ojos, que parecían mirarlo todo y no posarse en nada, no se acercaron a mí. Y en el momento en que parecieron hacerlo fui yo la que desvió la mirada.
La charla no excedió las fronteras del absurdo. Ni el más leve amago de pisar el terreno personal. Así, como si nada jamás hubiese existido entre nosotros. Supongo que teníamos miedo de confesarnos y sabernos ya suplantados por esos otros que hoy dicen amarnos. Esos otros a los que ahora entregamos el calor de nuestros cuerpos y que el día de mañana, probablemente, nos sean también extraños.
Antes de irme, de repente, me agarraste la mano, la apretaste unos segundos y entonces sentí... que no sentía nada...
Y te dije adiós.

4 comentarios:

Alex dijo...

hay revelaciones que no dejan siquiera tristeza, no? pero algo raro que cuesta definir.

Beso

la otra parte de mi dijo...

si...creo que es dificil a veces encontrarse con el otro y que cuando lo hacés tal vez no te das cuenta...el tiempo pasa y después ya no podés volver a hacerlo,el tiempo te pone a prueba y las verdades pasan a ser leyenda,en cada minuto que pasa el mundo cambia y nosotros también...
gracias por leerme y por tu comentario.besitos.

vivi kurmeyer dijo...

Gracias Ceci por la bienvenida!!!
También tenes mucho que ver en esto. Me gustó mucho eso de que caminemos juntas por el ciber y POR LA VIDA!!!
Yo tambien TE QUIERO MUCHO!!!
Besos Muchos

hombretresx dijo...

Si debe ser así. el tiempo termina con aquello. Vos ya no lo sentis.
En mi caso, ambos sentimos Amor por el otro.